martes, 9 de diciembre de 2008

AUSENTES

De entre la muchedumbre surgió tu rostro
impávido,mortecino, ausente...
Tus ojos, escondidos tras los ahumados cristales del abandono,
querían no ver que mi sombra, aún, estaba enganchada a tu recuerdo.
Dos pasos nos separaban
y no era la distancia, era el olvido el que nos alejaba
tu mirada se enganchó en mi pelo y yo luche por ahuyentarla
mi mirada se aferró de tu alma
pero estaba helada y resbaló hacia las tinieblas.
Tu aliento y mi aliento,
como riachuelos que amamantan un cauce árido,intentan fluir
pero el seco aire que nos rodea lo arrasa todo.
Tu sigues caminando, hacia adelante, sin volver la vista
pero es tu corazón el que ha tropezado
se ha caído de nuevo y ese dolor ralentiza tu paso
pero yo no lo sé, no lo siento
porque tus pasos te llevan lejos de mis esperanzas.
Mañana volveremos a coincidir en un mismo espacio
y tú por tu lado y yo por el mío
seguiremos ausentes a nuestros dolidos corazones.

1 comentario:

TOROSALVAJE dijo...

Y como duele verdad?

Quizás algún día cambie todo.

Saludos.