jueves, 10 de diciembre de 2009

ME PIDES QUE TE ESCRIBA ALGO

Me pides que te escriba algo
y nada se me ocurre
miro alrededor
una ninfa alza el vuelo
no sé si te gustan los pájaros, ni las nubes, ni la niebla
solo sé de luces que nacen en tus ojos
luces que se nublan con un viejo que camina
con un niño que cae, con una sonrisa marchita
vistes coraza de hierro fundido
para esconderte, para refugiarte
sé que es fácil herirte y que no sabes herir
no sabes, aunque quieras, aunque lo creas
no sabes, no puedes
te resquebrajas en mil silencios, estallas en mil palabras
y cuando el silencio como bruma
lo envuelve todo, olvidas
te calzas la sonrisa y caminas
y te acicalas con máscaras de comedia
y le dibujas garabatos
porque tú eres la risa
eres la alegría que flota en la tristeza
y yo tardé en entenderlo.

9 comentarios:

Belle dijo...

Como siempre que vuelvo a tus palabras me sorprende que se pueda expresar lo más difícil de un mdoo aparéntemente tan sencillo...

Besos

piero dijo...

Y por suerte siempre hay flotadores para la alegría, con palabras así es más fácil comprenderlo, gracias...

TORO SALVAJE dijo...

Pero lo entendiste.
Más vale tarde que nunca.
Besos White.

TriniReina dijo...

Pues yo creo que le has escrito más de lo que ella te exigiera.

El caso es entender, comprender; aunque tardemos.

Precioso poema White

Besos

Marcos Ortega dijo...

la bruma nunca ha entendido de armaduras y siempre encuentra el más leve agujero para colarse donde no se la ha llamado...

Girlie dijo...

White, precioso. He viajado por todas tus entradas desde que desaparecí... has estado sútil, con una sensibilidad especial.

Siento mi ausencia. Ha sido justificada, pero no me apetece explicarlo, porque simplemente hay cosas que no me gusta contar.

un beso avergonzado y cariñoso.

virgi dijo...

Seguro le ha gustado lo que le escribiste. Un compendio de ternura, amor y comprensión

Carla dijo...

eres la alegria que flota en la tristeza...
Hermosa frase, al igual que tu poema.

Anónimo dijo...

me encantó. nunca te había leido pero sin duda... volveré!