martes, 9 de marzo de 2010

NEGRITUD II



















Luchas contra la enfermedad,
contra tu enfermedad,
esa lepra que no sabes arrancar
y te sientas en una madera podrida,
un tosco banco de esperanza,
y los niños se te acercan,
con su blanca sonrisa negra,
y te derriten tu negro corazón
que se descascarilla
que sangra
y el rojo de la vida
se decanta sobre la negritud
que ya no es negra,
que ni siquiera ya es negra
y tu piel se levanta descarnada
y su piel se descarna sin levantarse
y ambas son rojas,
como la sangre,
como la vida,
como la muerte.

3 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Muy bonitos los dos.
Paradojas aparte.

Besos.

Marcos Ortega dijo...

Y muchas veces ni sabemos que tenemos esa "lepra", es curioso, si uno no sabe que la tiene no puede caérsele nada

TriniReina dijo...

La negritud invisible que nos abarca y nos consume...

Besos