miércoles, 27 de octubre de 2010

SIEMPRE NOS QUEDARÁ PARÍS


















La bruma sube desde el río hasta los muelles,
adoquines alineados entre túneles indigestos
colchones ocultos en las entrañas de muros
que cobran desesperanzas y prestan intimidad.
Frío, humedad, niebla,
vaho entumecido.
Un hombre despliega su mortaja,
alisa y mulle su efímera tumba
de la que se despedirá al alba.
Un perro calienta su noche.
Noches de estrellas oscuras
en túneles agonizantes,
en vías asimétricas.
Buenas noches, amigo.
Siempre nos quedará París.

5 comentarios:

Oréadas dijo...

París existe en el reflejo del agua, donde los sueños del que duerme bajo las estrellas, desmadeja la vida que un día abrigó.
Besos White.

De cenizas dijo...

Morir en el seno del Sena... donde la miseria no deja de ser... miseria


besos

TriniReina dijo...

Porque los sueños son libres de ser soñados también por ellos...

Triste y hermoso

Besos

Miguel Bueno dijo...

Siempre nos quedará un verso, un poema que me hable de tí, aunque sea con la excusa de pasear por París.
Expresiones
Piedra

TORO SALVAJE dijo...

Buen refugio ese.
Envidiable.

Besos.