jueves, 29 de octubre de 2009

DERIVA












La espuma rompe en la proa
cabalga verde y ámbar
salitre sucio
brea purificada
anclada va la vida
a maderas astilladas
sonatas negras traen los vientos
tañen las campanas
melodías de redes y anhelos
dormitan en puertos sin alma
furtivos rayos de sol
tormentas que no se apagan
de San Telmo es el fuego
que agoniza en la mañana
balsas de riscos baldíos
que la parca atenaza.

3 comentarios:

TriniReina dijo...

A la deriva, tal como una barca en el mar perdida. Así nosotros declinamos, a la deriva.

Besos

virgi dijo...

Por más que enderecemos el timón, las olas de la vida suelen llevarnos donde ellas quieren.
Besitos en barca te van

TORO SALVAJE dijo...

Un poema muy adecuado para esta noche.
Y bonito.

Besos.