martes, 17 de noviembre de 2009

SIEMPRE CAEN LOS DÍAS










Como la nieve en primavera, mansa; como la lluvia en noviembre, eterna; como la fiebre de niño, virulenta, como un desmayo, ingrávido.

Inciertos caen, siempre caen los días.

Y caen al compás de las músicas que no suenan, de los fuegos helados del alma, de la luz cegadora de una negra esperanza.

Confusos caen, siempre caen los días.

Y caen los días en el olvido de charcos que se evaporan y en remolinos de ríos que los engullen, y en lechos de mares fantasmas enredados entre sargazos y espuma.

Ingrávidos caen, siempre caen los días

Y caen, siempre caen los días resbalados de nubes sin agua, fugados en suspiros sin aliento, quebrados en espejismos de infinitas caras, desbaratados en sus extremos laxos.

Vacilantes caen, siempre caen los días

Y caen los días y se diluyen efervescentes las horas en la penumbra de sal que escuece, y se cristalizan los minutos en heridas de navajas y caen los segundos como el derrumbe a plomo de un sueño.

Desgarrados caen, siempre caen los días

Pero también caen los días en los dulces de la abuela, en las estrías de tu vientre, en el ojo que no traiciona, en las cosquillas de una sirena, en el roce de encajes que se entrelazan, en los surcos tersos de un rostro, en las notas de canciones desmemoriadas, en una gaviota en vuelo, en una noche y una mañana.

Esperanzados caen, siempre caen los días.

Confusos, ingrávidos, vacilantes, desgarrados y siempre esperanzados. Así caen, siempre caen los días.

7 comentarios:

piero dijo...

Y la caída conlleva la musicalidad de los días, días sordos, días mudos, días ciegos...hasta que al caer en la cuenta de como caen ya se notan en cualquier ritmo...

Marcos Ortega dijo...

muy bien retratado ese pasar de los días... porque siempre caen...

Trini dijo...

Caen sin que nosotros podamos remdiarlo, hasta que ni los días nos remedien de la muerte...

Besos

Oceanida dijo...

La caida de los dias lleva siempre algo melancolicamente bello como las hojas de los arboles en esta epoca. Tragicamente certero pero cargado de esperanza.

Un beso.

TORO SALVAJE dijo...

White estás tocada por los Dioses.
Escribes de cine.
Mucho mejor que antes.
De los días prefiero no decir nada, hace tiempo que nos hablamos.
Estamos peleados.

Besos.

Darilea dijo...

Y caen sin darte cuenta hasta que el látigo de la realidad te deja caer una horrible bofetada y ves a la que crees la reina de tu universo, como un manojito de rosas marchitas.
Un besito White, precioso siempre lo que escribes y lo que trasmites.

virgi dijo...

Has abierto el abanico y nos entregas todas esas caídas. ¿Cuál otra nos falta? Sólo la de mañana, que seguramente será una sorpresa inesperada.
Besos entre un día y otro